Migré con mi hijo ¿cómo sé si tiene depresión?

Por alicia.pepe el Sáb, 20/06/2020 - 12:01
Muchos niños migrantes traen secuelas físicas y mentales por lo vivido en Venezuela.
Secuelas mentales en los niños migrantes

Cada migrante vive el proceso migratorio de diferentes maneras. En el caso de los niños, esa separación forzada de su familia, de los amigos y de la escuela, puede ocasionar que no se sientan a gusto en ningún lugar que no sea aquel donde vivía en Venezuela. 

En términos médicos, cuando ocurre una separación de los seres queridos, los niños pueden sufrir liberación elevada de hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina. 

No obstante, en algunos niños no termina en arrebatos ni berrinches, sino que permanece en silencio, casi invisible.

Signos de alerta

La sicóloga Massiel López explicó que después de vivir el proceso migratorio, niños entre 7 y 14 años, pueden experimentar sensación continua de aburrimiento, poca concentración, insomnio y desarrollar “ideas de culpabilidad, de muerte”. 

Migré con mi hijo ¿cómo sé si tiene depresión?

Ten en cuenta que si identificas estos comportamientos en tu hijo y persisten por más de 2 semanas, busca ayuda:

  • Encuentra actividades que le puedan generar un buen sentido del humor y que le permita relacionarse con otros niños de su edad.
     
  • Promueve las buenas relaciones familiares. Por ejemplo, que los miembros adultos de la casa lo feliciten por haber cumplido con sus tareas o haber colaborado en casa.
     
  • Evita romperle una promesa al niño. Siempre habla de este nueva etapa de forma positiva, como si se tratara de un viaje largo, pero emocionante.
     
  • Disminuye el tiempo de ocio y el abuso del internet. Si está en tus posibilidades, llévalo a un parque, que tome aire fresco. 

El dato

En una investigación presentada en la IV Jornada de salud mental y migración, en España, se estableció que un menor inmigrante tiene “5 veces más posibilidades de sufrir una enfermedad mental que el que no haya tenido que abandonar su país, debido al cambio brusco de cultura, costumbres y a las condiciones vividas en el viaje”